Por Enrique Pfaab

Después de dictaminar que Genaro Pantaleón Lucero (43) era culpable del asesinato de Carina Ester Rodríguez, la verdulera San Martín que fue asesinada de un disparo en la cabeza cuando la asaltaban en su negocio, parte del jurado que resolvió la condena decidió entregarle la remuneración recibida por el cargo al hijo de la víctima.

La condena, en la que la jueza María Victoria Franano resolvió la prisión perpetua, fue dictada el 10 de noviembre pasado y este jueves último dos integrantes del jurado que dictó la sentencia se acercaron a la Oficina de Juicios por Jurado para pedir el contacto del hijo de la víctima para entregarle lo que recibieron como remuneración por el rol que desempeñaron en este juicio.

El asesinato se produjo sobre la siesta del 21 de noviembre de 2019 y por ese hecho ya habían sido condenados antes los tres cómplices de Lucero. David Bravo Chaile (37), Gonzalo Bravo Corso (36) y Genaro Lucero (24) -hijo de Genaro Lucero, habían recibido las penas de 13 años y 4 meses, los dos primeros, y de 15 años el menor de los asaltantes.

Desde que comenzaron a implementarse los juicios por jurado en el país, es la primera vez que algunos de los 12 integrantes de cada jurado que participan en estos casos, deciden una medida como esta.

«Esta acción viene a sanar la enorme herida que ha generado un crimen. Es un gran acto de humanidad, en toda su expresión», dijo el fiscal Oscar Sívori, al ser entrevistado por El Búho.

El fiscal Sívori, en el juicio. (Foto Prensa Poder Judicial)

«Me emocioné mucho ayer (por el jueves)», agregó el fiscal que representó al Ministerio Público en esta causa. «Me sentí muy orgulloso de haber hablado delante de estas personas en el juicio y que se hayan generado este tipo de reacciones. Que hayan podido ahora hacer este acto, que refleja tantos sentimientos guardados durante el proceso».

Sívori reflexionó: «Nosotros, los políticos, porque los funcionarios del Poder Judicial somos políticos ya que todo acto de gobierno lo es, se nos hacen criticas diciéndonos que estamos sumidos en una especie de falta de legitimidad o de distanciamiento con las personas. Cuando ocurren estas cosas te das cuenta que hay mucho en la ciudadanía que nosotros no estamos viendo y este tipo de acciones ponen de manifiesto que tenemos que acercarnos más a las personas y tenemos mucho que aprender».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.