Por Enrique Pfaab

Desde que se iniciaron los juicios por jurados en Mendoza se dictaron 28 sentencias. En 26 juicios se llegó al veredicto de culpable, en uno solo al de no culpable y en el restante la suerte fue diferente para los dos imputados, ya que uno resultó condenado y el otro absuelto. Andrés Harfuch, vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicio x Jurados, calificó la experiencia mendocina como “un éxito total” y adelantó que ya se estudia que en Mendoza los juicios por jurado se implementen también en delitos menos graves y hasta el en fuero Civil.

Desde el 29 de abril de 2019, día en que comenzó el juicio por jurado que condenaría a prisión perpetua a Petean Pocovi, el guía de montaña que atropelló y mató a dos policías mientras escapaba después de tratar de asesinar a su pareja, se han realizado hasta ahora 28 juicios con esta modalidad.

Han participado en estos procesos un total de 448 jurados (336 jurados titulares y 112 suplentes) que resolvieron la suerte de 47 imputados, de los cuales solo dos resultaron absueltos.

De los 45 imputados condenados, 34 recibieron la pena de prisión perpetua, tres fueron condenados a 25 años, tres a 15 años, dos a 22 años, uno a 23, uno a 16 y el restante a 5 años de prisión.

Andrés Harfuch de la Junta directiva del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) y vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicio x Jurados, al ser consultado por El Búho calificó de “extraordinaria” esta primera etapa.

-¿Han seguido esta experiencia de Mendoza?

-Por supuesto. Los jurados tienen que llenar una encuesta voluntaria, lo mismo que los jueces, para investigaciones empíricas con toda esa data, para analizar cómo de deliberan los jurados, como deciden y otros datos. La experiencia de los juicios por jurado mendocina es extraordinaria.

El miembro del INECIP, que aportó a la implementación en Mendoza de esta forma de justicia, dijo que, antes, “se podría suponer que a la gente no le interesaba esto. Se decía: ´no van a venir`, `van a hacer fracasar los juicios`, y ocurrió todo lo contrario. Los primeros que llegan al debate son los jurados, antes que el jueces y los fiscales. Eso demuestra el interés que tienen” y sostuvo que “el pueblo argentino es un pueblo muy sediento de participación. Un pueblo muy activo. Se ve como los jurados se compenetran absolutamente con su rol. Incluso se ponen mal cuando son recusados sin causa o no salen sorteados. Los ciudadanos han dado una respuesta formidable y han garantizado el éxito de los juicios por jurado”.

-¿Cómo reaccionó el sistema judicial?

-Los juicios por jurado son como la NBA del sistema judicial. Uno tiene que ser un extraordinario litigante para estar ahí. Y Mendoza han estado a la altura. Se han tenido que acostumbrar presentar buenas pruebas, a hablar en castellano correctamente y no en latín, en ese idioma raro que hablan los abogados.

-Hubo 47 condenados y 2 no culpables. ¿Se puede suponer que los imputados y sus defensores se preocupan cuando les toca un juicio por jurado?

-La cifra dentro de los cánones normales de los juicios por jurado en el mundo. Mendoza arrancó muy gradualmente con los delitos que preveían prisión perpetua, hechos casi flagrantes. La controversia en estas causas era casi mínima y que muy probablemente los casos terminarían en condena. Pero hay garantías porque esto no es tan así si se analiza un poco, porque muchas veces los jurados declararon culpable al acusado, pero por un delito menor y esto para la defensa es muy importante. Hubo algún caso donde no había pruebas y el jurado absolvió.

Además Harfuch subrayó que “ya hubo casi 30 juicios en Mendoza y se realizaron con tanto éxito que lo van a ampliar a más delitos (solo se juzgaron hasta aquí homicidios agravados) e, inclusive, se está pensando seriamente en implementarlo en el fuero civil”.

-¿Cómo está la implementación de los juicios por jurado en el resto del país?

-Ya hay 11 provincias que lo implementan. Este año se sumó Catamarca y CABA. Es un hecho que el jurado penal va a imponerse en todo el país. Todavía falta que ajusten sus sistemas algunas provincias, como Jujuy, Misiones, Santa Cruz, Tierra del Fuego, San Luis… y especialmente la Justicia Federal, que aún mantiene un sistema escrito e inquisitivo que deben cambiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.